Restaurante en Mérida

A finales de enero y principios febrero, Valladolid se viste de gala, para celebrar una de las fiestas más importante de la región en honor a la Virgen de la Calendaría, la santa patrona de la ciudad.
La historia de esta celebración se remonta a la época de los hacendados, cuando una epidemia llegó a la ciudad, enfermando y haciendo perecer a mucha gente, por lo que la población de grey católica se encomendó a la virgen en busca de alivio. En agradecimiento por la intervención, los vallisoletanos prometieron celebrarla todos los años, promesa que hasta la fecha cumplen. Los inicios de esta celebración fueron pequeños, hasta la intervención de los grandes hacendados, que comenzaron a organizar corridas de toros y vaquerías haciendo crecer las celebraciones de la ciudad.
Había competencias de caballos, jaripeos, corridas de toros, efectuándose una de postín con ganado de cebú de ganadería afamada. Había juegos mecánicos; las jaranas y los bailes eran realizados en un galerón de paja que para tal efecto era construido en el costado norte de la plaza.
Es tal la importancia de esta feria que con anticipación las casas del barrio se engalanan y a los visitantes se les ofrece que permanezcan en la ciudad hasta la culminación de la misma.
Las celebraciones dan comienzo el 26 de enero y culminan el 2 de febrero, durante estas fechas se pueden disfrutar de diferentes muestras artísticas, culturales, artesanales, de gastronomía, ganaderas y turísticas. En esta feria se tiene presentaciones de artistas, regionales, nacionales, inclusive de talla internacional.
Adán Tun.

Restaurante en Mérida